Archivo para la etiqueta ‘piedra seca

MUSEO DE LA ARQUITECTURA DE PIEDRA EN SECO # LA ARQUITECTURA DE LOS POBRES # VILLAFRANCA # COMUNIDAD VALENCIANA # CASTELLÓN   Leave a comment

En Vilafranca ha abierto sus puertas el primer museo dedicado a la arquitectura de la piedra en seco en la Comunitat Valenciana. Sobre la antigua lonja se ha dispuesto una muestra de «todos los elementos que forman la arquitectura de los pobres», tal y como han definido Francesc Miralles y Julio Monfort, dos de los mejores conocedores de este patrimonio que rodea por los cuatro costados el término de Vilafranca.

De este modo la localidad de Els Ports se convierte en el punto de referencia de esta arquitectura, también presente de forma profusa en Castellfort, Iglesuela o Ares. Las herramientas, los modos constructivos, las tipologías de casetas o el paisaje quedan perfectamente definidos en la propuesta museográfica que también juega con una maqueta de la Caseta de Calces y un prototípico paisaje de los alrededores de la vila.

La empresa Espai Natural se ha encargado de llevar a efecto la propuesta museográfica. En la inauguración el alcalde de Vilafranca, Óscar Tena, destacó que el museo ha sido un trabajo colectivo.

En el Pla de Mosorro se ha señalizado la primera de las tres rutas que integrarán los recorridos que se propondrán, para que los visitantes conozcan de cerca los paisajes que han marcado la fisonomía de Vilafranca. Las tres rutas definen la interrelación con la montaña: la agricultura, la ganadería y el aprovechamiento forestal.

Arquitectura e historia
La arquitectura de la piedra en seco ha sido aliada de estos tres sectores económicos que, hasta la llegada del textil, marcaron la vida de los vilafranquinos y los habitantes de las montañas de los alrededores. Está finalizando la señalización de las rutas de Les Virtuds y la Parreta que pronto podrán ser recorridas. Con el museo de la piedra en seco Vilafranca dispone de un potente elemento turístico y de promoción.

Créditos y Agradecimientos: Emilio Regalado, Castelló # LEVANTE-EMV

Etiquetas de Technorati: ,,,

JORNADAS SOBRE LA ARQUITECTURA DE LA PIEDRA SECA   Leave a comment

Jornadas de la Piedra Seca Vistabella 2011

PIEDRA SECA VISTABELA 2011

CCHIZA DE PIEDRA SECA

JORNADAS DE LA PIEDRA SECA A LA SEDE DEL PENYAGOLOSA

Del 29 al 31 de julio de 2011

Viernes, 29 julio

19.00 – 19.15 h. Inauguración de la exposición de fotografias de piedra seca, zona de Vilafranca (Castellón). ARSIPE.

19.15 -20.30 h. Inauguración de les Jornadas a cargo de Rafael Fabregat, miembro de l’Associación cultural Grèvol, «La pedra, matèria primera per a les construccions en pedra seca».

Sábado, 30 julio

10.00 – 11.30 h. Conferencia: «La pedra seca. La pedra del dia a dia», a cargo de Susana Tur, técnica en gestión y organización de recursos naturales y paisatgísticos

11.30 – 12.00 h. Pausa-cafè.

12.00 – 14.00 h. Conferencia: «Vistabella del Maestrat: deu del coneixement. Projecte dirigit per 1r EEDI. 2010-2011», a cargo de Beatriz Sáez Riquelme, del Departamento de Ingenieria de Sistemas Industriales y Disseño de la Universidad Jaime I y Juan Antonio García Esparza, del Departamento de Ingenieria Mecánica y Construcción de la Universidad Jaime I.

14.00 – 16.00 h. Pausa-almuerzo

16.00 – 18.00 h. Conferencia: «El pla especial de protecció del conjunt històric de Vilafamés: metodologia per a uns estudis previs», a cargo de Xavier Allepuz Marzà, arqueólogo.

Domingo, 31 julio

9.00 – 13.00 h. Taller practico organitzado por l’AC Grèvol.

Lugar: Edifici Cultural Polifuncional (antiga presó):

C/Jesús, nº 5

Tel.: 964 38 90 07

Información elaborada por:

TOURIST INFO L’ALCORA
Calle Borja, 3
12110
Tel: 964033099
Fax: 964386455
Email:
lalcora@touristinfo.net
Esta oficina de turismo no se hace responsable de los cambios de horario y programación de las distintas secciones de este Programa.

Tipo: Congresos y jornadas
Municipios: Vistabella del Maestrat
Fecha Inicio: 29-07-2011
Fecha Fin: 31-07-2011
Email:
campusobert@uji.es

Publicado 14 junio, 2011 por Andrés Magaña García en CONGRESO CIENTÍFICO

Etiquetado con ,

LA PARED SECA DE FELIPE II EN EL REAL SITIO DEL ESCORIAL # LOS PAREDEROS DE LA PIEDRA SECA # ARQUITECTURA SOSTENIBLE EN PIEDRA SECA   Leave a comment

piedra%2520seca%2520pared-seca-piedra-seca_big

piedra%2520pared-seca-piedra-seca_big

Pared Seca # Piedra Seca cerca de Badia Blava

Se ofrece chico eslovaco con 5 años eperiencia. # Urb.Sa Torre de Llucmajor # 630 502 995

Créditos y Agradecimientos: Anuncios eBay

PIEDRA SECA EN CANTABRIA # LA PUENTE DEL VALLE   Leave a comment

La goleta ‘Cantabria Infinita’ retomó ayer sus travesías por la Bahía de Santander con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente. La ruta partió del Museo Marítimo del Cantábrico y duró alrededor de tres horas.

En Campoo también se celebró este día señalado con diversos actos en los centros de visitantes. Por ejemplo, en los del Río Ebro (Fontibre), Embalse del Ebro (Corconte), La Piedra en Seco (La Puente del Valle) y los Caminos de la Harina (Pesquera) se realizaron actividades para conocer más en profundidad la naturaleza y disfrutar de los paisajes.

Créditos y Agradecimientos: EL DIARIO MONTAÑÉS

Etiquetas de Technorati: ,

Publicado 6 junio, 2011 por Andrés Magaña García en Piedra en Seco, Piedra Seca

Etiquetado con ,

La Confederación Hidrográfica del Segura contribuye a la recuperación del Azud de Ojós # Ingeniería Civil Preindustrial en Piedra en Seco   Leave a comment

El Comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), Manuel Aldeguer, ha visitado hoy el tramo del sendero fluvial que discurre por el Azud de Ojós, en el municipio de Blanca, que ha restaurado la Asociación Guarda Ríos del Segura mediante un proyecto incluido en el Programa de Voluntariado en Ríos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).

El objetivo principal de este proyecto es la recuperación de un tramo de 180 metros del sendero fluvial mediante la técnica de construcción de la piedra seca, al tiempo que se procederá a la limpieza de la zona y retirada de residuos vegetales y sólidos, así como la plantación de especies autóctonas y poda de tarays y palmeras, que rodean el sendero.

Esta asociación ha querido, mediante esta actuación, sensibilizar a la población sobre los recursos culturales, patrimoniales, naturales y paisajísticos, así como la necesidad de la protección y cuidado de nuestro singular entorno medioambiental, además de ayudar en las tareas de un desarrollo sostenible a través de actividades sanas, ecológicas y autenticas.

Asimismo, este tipo de proyectos forma a la juventud y a las personas que muestren interés en la materia, unas técnicas tradicionales, apenas ya conocidas en nuestros días, utiliza la piedra como un recurso cercano y conciencia sobre un adecuado aprovechamiento de los recursos materiales que se encuentran en nuestro entorno.

La Asociación de Guarda-Ríos del Segura, integrada por los propios Guardas Fluviales que llevan acabo la vigilancia y custodia del Dominio Público Hidráulico del Río Segura, valora el voluntariado como mecanismo para la rehabilitación y mejora de nuestros ríos.

Esta asociación recuerda que se han perdido multitud de sendas y caminos fluviales, que conectaban por el río, pueblos y aldeas de la Cuenca del Segura. Las nuevas formas de transporte, la creación de carreteras han relegado a la desaparición de cientos de kilómetros de caminos y senderos fluviales, algunos de los cuales sirvieron de trazado de carreteras y otros dejaron de andarse, con lo que la vegetación los fue ocultando.

Por ello, este proyecto quiere recuperar una pequeña parte de un sendero que conectaba Ojós, con el pueblo de Blanca, y que, al construirse el embalse de regulación de las aguas provenientes de la cabecera del Tajo en la década de los 70 del siglo XX, desapareció, sustituyendo este recorrido con una carretera.

Créditos y Agradecimientos: Confederación Hidrográfica del Segura

Etiquetas de Technorati: ,

Publicado 6 junio, 2011 por Andrés Magaña García en Piedra en Seco, Piedra Seca

Etiquetado con ,

PIEDRA SECA Y SOSTENIBILIDAD ECOLÓGICA   Leave a comment

Las lagartijas de Las Pitiusas son más que un icono y un símbolo con el que se relaciona especialmente Formentera, donde estos ejemplares son visibles y forman parte de la riqueza de la fauna local. Uno de los motivos por los que son tan abundantes es debido a la sucesión de paredes de piedra seca que dividen los campos de las islas. En este hábitat encuentran el medio perfecto para vivir, dormir en invierno y reproducirse al abrigo de los depredadores más comunes que, aparte de ellas mismas, son los pájaros, los lirones y las ratas. Pero su importancia para el mantenimiento de la diversidad natural es fundamental.

Nathan Dappen hace hincapié en la importancia que tiene conservar esta especie, de por sí protegida, ya que contribuyen de forma muy activa a la riqueza de distintas especies vegetales.

La podarcis pityusensis come de todo, desde pétalos de flores a frutos y distintos vegetales, pero también el polen de las flores como si fuera una abeja. Este ir y venir entre las plantas hace que polinicen flores y contribuyan a su distribución sobre el terreno. Su afición a las frutos de las plantas también hace que cuando una semilla pasa por su sistema digestivo y luego es depositada, la planta correspondiente crezca más rápido y con más fuerza. Estas son otras de las conclusiones que ha podido constatar sobre el terreno el equipo de investigación de la Universidad de Miami. Otro comportamiento menos conocido es su capacidad para nadar, aunque con cierta dificultad lo consiguen. Un vídeo realizado por el equipo muestra claramente como una lagartija alcanza la orilla de la playa nadando.

Créditos y Agradecimientos: Diario de Ibiza

Etiquetas de Technorati: ,

Publicado 5 junio, 2011 por Andrés Magaña García en Piedra en Seco, Piedra Seca

Etiquetado con ,

LA PIEDRA SECA COMO PAISAJE CULTURAL   Leave a comment

abancalameintos piedra sec

Tan sólo un dos por ciento del territorio de la Comunitat Valenciana puede considerarse que mantiene prácticamente intactas sus características naturales, las que podríamos suponer que ya tenía antes de extenderse la presencia colonizadora del hombre. José Manuel Almerich, gran conocedor de los más recónditos vericuetos de nuestra geografía, concreta ese dos por ciento en las montañas boscosas y en ocasiones casi impenetrables de la Tinença de Benifasà, en Els Ports, al norte de Castellón, y en las proximidades del del Javalambre, al norte de la provincia de Valencia, entre la Serranía y el Rincón de Ademuz. El resto, por natural y permanente que nos parezca en tantas ocasiones, en realidad es un paisaje humanizado, y no por eso menos hermoso y valioso. De ahí el título de ‘El Paisaje creado’ que María Ángeles Arazo y el propio Almerich han elegido para el bellísimo libro que han compuesto, la primera en los textos y el segundo en las fotografías. Un libro que es un auténtico lujo.

La obra, publicada por la Conselleria de Cultura, acaba de salir de imprenta y se presentará oficialmente el próximo día 7, a las 19.30 horas, en el Centre del Carmen de Valencia.

Los autores han recorrido de norte a sur y de este a oeste nuestra Comunitat, han captado cientos de imágenes e historias y nos presentan una magnífica selección de estampas que nos invitan, primero, a leerlas y admirarlas con detenimiento, y a continuación, plenos de sana envidia, a recorrer los lugares que nos muestran y explican y a conocer a las gentes que los habitan y sus modos de vida.

Explica Mª Ángeles que «en el paisaje nos ha interesado, fundamentalmente, la impronta de la intervención del hombre». Al plantearse el libro «tratamos de huir de la minuciosa descripción iconográfica y literaria de la naturaleza, ya sea imponente o lírica, atormentada en su grandeza o propia para un soliloquio íntimo».

Se inclinaron «por la lucha del hombre por sobrivivir en cualquier lugar, tanto abrupto como remansado junto a ríos, campos de pedregal o de tierra fértil».

Esa huerta valenciana que nos maravilla, por ejemplo, no es nada natural, sino el resultado de siglos de trabajo para convertir en tierra feraz lo que antes eran marjales incultas e infectadas de mosquitos y cañaverales. Y su transformación no se completó hasta hace pocos siglos. Como ocurrió con las huertas del Mijares, Júcar y Segura, y con los arrozales que circundan la Albufera o los de la marjal de Pego-Oliva, o con las vastas extensiones del frondoso y rico bosque de naranjos, que empezó a nacer apenas hace algo más de doscientos años.

Almerich dice que «más que natural, es un paisaje cultural, pero además con grandes valores naturales, incluido el de su diversidad». De ahí que la propia consellera de Cultura, Trini Miró, destaque en su prólogo del libro la relevancia que éste tiene al resaltar «la intervención del hombre en el paisaje valenciano, el impacto histórico del trabajo sobre su entorno… por la intervención durante siglos de actividades humanas tradicionales como la agricultura, la ganadería, la caza, el pastoreo, la pesca…» Y además tiene la obra la importancia de contribuir a «la difusión y divulgación de nuestro rico patrimonio histórico».

El periplo, cuenta Mª Ángeles Arazo, «comenzó en los pastizales de Morella, donde el ganado vacuno sustituyó al de ovejas, tan apreciado siglos ha por la lana que se intercambiaba con mercaderes italianos». Los ganados «se conducían por azagadores, caminos enmarcados con muros de piedra que todavía subsisten». La piedra en seco, elemento constructivo que se repite en tantas comarcas para hacer ribazos de campos, cercas, casas, refugios, cucos o cabañas… Piedra en seco que llena el paisaje en Els Ports, Maestrat, Alcalatén, Camp de Turia, Serranía, Sierra de Enguera, la Safor, los valles de la Montaña de Alicante, el Vinalopó, La Marina…

En las altas sierras de Els Ports, entre sus bosques inmensos, se oculta el monasterio de monjas cartujas de la Tinença de Benifassà, como múltiples pueblos pequeños, aldeas y masías. A la autora le impresionaron especialmente estos parajes, como la sucesión de abancalamientos de cultivos en las innumerables laderas, «el esplendor que nos sorprendió en Adzaneta del Maestrat con la explosión de sus almendros floridos» y los minifundios a orillas de los pequeños ríos de Villahermosa y Lucena, «modestos campos de hortalizas limitados por cañaverales y zarzas, pertenecientes a municipios que conservan joyas góticas en sus iglesias».

De igual manera, puesta a destacar algunas preferencias, Mª Ángeles cita también «el espectáculo de la Albufera y los arrozales inundados, y sus ocasos dorados, porque, aunque suene a tópico, es de lo más bello que tenemos, y los molinos de Xàbia, desde los que se contempla el mar».

Los olivares de tantas comarcas, los alcornoques y la saca del corcho en la Sierra de Espadán, la sucesión de valles y barrancos, los extensos viñedos y las bodegas de la plana de Utiel-Requena, las viñas de uva embolsada del Vinalopó, los humedales del sur de Alicante, el constante esfuerzo de la búsqueda y la canalización del agua en el Segura, que cobra máxima expresión en el emblemático conjunto de Rojales, la laguna del Fondo d’Elx, las salinas de Santa Pola y Torrevieja… Los autores van describiendo tantas joyas como tenemos al alcance y a las que, de tan cerca, por habituales, no les acabamos de dar la relevancia que tienen. Patrimonio etnológico, la historia de la intervención sabia del hombre sobre lo que le rodea para poder comer y subsistir.

Almerich recuerda la importancia de la labor que tuvieron los moriscos en abancalar montañas para cultivar en cualquier pedazo de tierra útil. Una lucha vital de siempre, que se remonta «al Paleolítico, al momento en el que el hombre descubrió que plantando una semilla crecía una planta y así podía disponer de más comida». El arrinconamiento de los moriscos a tierras, valles y laderas del interior, por la presión de los cristianos que avanzaban, marcó una clara época de transformaciones que ahora siguen cumpliendo una función ecológica, frenando procesos erosivos y aportando belleza. Luego, en esas comarcas llegó una segunda fase de expansión de la ocupación humana a partir de primeros del siglo XX, con la proliferación de masías.

Ahora sería utópico dejar salvaje lo que lleva siglos humanizado, «como dejar suelto a un animal domesticado; se perdería y moriría», y recuerda José Manuel que «hasta las hierbas aromáticas de la Sierra Mariola desarrollaron estrategias defensivas para no ser devoradas por animales, y gracias a eso nos aprovechamos ahora con las fragancias de sus aceites esenciales, que rechazan los herbívoros porque son sustancias que amargan».

Créditos y Agradecimientos: Las Provincias

Etiquetas de Technorati: ,

Publicado 4 junio, 2011 por Andrés Magaña García en Piedra en Seco, Piedra Seca

Etiquetado con ,

A %d blogueros les gusta esto: