Archivo para la etiqueta ‘carlos V

MONASERIO DE SAN LORENZO EL REAL, LAS MOTIVACIONES DE FELIPE II   Leave a comment

TESTAMENTO DE FELIPE II

En 1594 Felipe II otorgó testamento ante Jerónimo Gasol,  secretario de palacio. Lo validó con su  firma y rúbrica y su sello real. En este documento y en la Carta de Fundación del Monasterio figuran los cuatro motivos que justifican su construcción: 1.- Agradecer a Dios la victoria de San Quintín el 10 de agosto de 1557, festividad de San Lorenzo. 2.- Dar gracias por la catolicidad de todos los dominios de la Monarquía Hispánica. 3.- Dar gracias a Dios por proteger la dinastía real. 4,. Servir de sepultura fundamental a los miembros de la familia real.

En la Carta de Fundación El rey decidió que se iniciara la construcción en 1563, con cuatro motivos muy precisos y bien conocidos, pues se explican en una carta de fundación de 1565 y en el testamento real: 1) Agradecer a Dios la victoria sobre los franceses en San Quintín el 10 de agosto de 1557, día de San Lorenzo. 2) Agradecer a Dios el mantenimiento del catolicismo en los dominios de Felipe II. 3) Alabar a Dios por la protección de la dinastía real. 4) Servir de sepultura monumental a los miembros de la familia real.fundación de 1565 y en el testamento real: 1) Agradecer a Dios la victoria sobre los franceses en San Quintín el 10 de agosto de 1557, día de San Lorenzo. 2) Agradecer a Dios el mantenimiento del catolicismo en los dominios de Felipe II. 3) Alabar a Dios por la protección de la dinastía real. 4) Servir de sepultura monumental a los miembros de la familia real.

La  custodia del Monasterio la encomendó a la Orden de los Jerónimos. Para ellos  habilitó un convento, un colegio-seminario y un hospital.

EL FALLECIMIENO DE SU PADRE

La muerte de su padre, Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, en el Monasterio de Yuste, en 1558, le determinó a construir un monasterio que simbolizara las contribuciones de la Casa de Austria a la Monarquía Hispánica.

EL SACRO IMPERIO ROMANO GERMÁNICO

El Sacro Imperio Romano Germánico tuvo su origen en la Germania, uno de los tres reinos en  que fue dividido el Imperio Carolingio.

En el año 962, Otón I, fue proclamado Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.  Sacro porque era un imperio cristiano, que quería mantener la unidad de la cristiandad. Romano porque estaba inspirado en el Imperio Romano. Germánico porque se originó en el Reino de la Germanía, una de las tres partes en que fue dividido el Imperio Carolingio.

Entre los años 962-1806 fue gobernado por las dinastías: Sajona, Framcoma, Hohenstaufen y Habsburgo.

LA BATALLA DE SAN QUINTÍN

Felipe II tenía mala conciencia por la destrucción de la iglesia de San Lorenzo durante la Batalla de San Quintín. Por este motivo, el Monasterio recibió el nombre de San Lorenzo el Real.

ANTECEDENTES

En 1556, el ejercito francés, comandado por el duque de Guisa, invadió el Reino de Nápoles, que por aquel entonces pertenecía a La Corona de España. Felipe II ordenó a sus tropas, acantonadas en los Países Bajos, que invadieran la Francia de Enrique II.

EL COMBATE

El  10 de agosto de 1557 los ejércitos españoles de Manuel Filiberto de Saboya se enfrentaron a los franceses del  almirante Gaspar de Coligny.  La batalla, en las proximidades de la fortaleza de San Quintín,  las tropas españolas salieron victoriosas. Felipe II, ordenó sitiar San Quintín. Se rindió el 27 de agosto.

CASA DE HABSURGO vs CASA DE VALOIS

El conflicto entre ambas dinastías comenzó con Carlos V. Tuvo su origen en las disputas territoriales políticas y territoriales entre la Monarquía Hispánica y el Papado, Pablo IV. Enrique II de Francia se alió con el Papado para cuestionar la hegemonía, en Europa de la Casa de Habsburgo.

PANTEÓN DE LA CASA DE AUSTRIA

Felipe II también incorporó al  Monesterio de San Lorenzo un Panteón, La Cripta Real o Panteón de los Reyes. Fue construido por Juan Gómez de Mora según planos de Juan Bautista Crescenzi. Consta de 26 sepulcros de mármol donde reposan los restos mortales de los reyes y reinas de España de las dinastías de Austria y Borbón, a excepción de Felipe V, Palacio Real de La Granja de San Ildefonso; Fernando VI, Convento de las Salesas Reales de Madrid;  José I, Palacio Nacional de los Inválidos de París; Amadeo I, Basílica de Superga, Turín. Fue inaugurado durante el reinado de Felipe IV.

Los últimos enterramiento han sido, Alfonso XIII; la reina Victoria Eugenia; su hijo Juan de Borbón y Battenberg, y la esposa de éste María de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias,

SAN LORENZO MÁRTIR

Nació en Osca, actual Huesca. Fue investido diácono por  Sixto II. Era custodio de Tesoro Eclesiástico. El  emperador Valeriano decapitó a Sixto II y a sus diáconos. A Lorenzo le dio cuatro días de plazo para entregar los tesoros eclesiásticos. Pero Lorenzo los repartió entre los pobres de Roma y se presentó ante el procurador con algunos de ellos diciendo, “Estos son nuestros tesoros”. El 10 de agosto del 258, lo condenaron a morir asado en una parrilla. Durante el martirio bromeó con sus verdugos. Su festividad se celebra el 10 de agosto. Por esta razón, la planta del monasterio tiene forma de parrilla.

Andrés Magaña García

contacto@realsitiodelescorial.com


	

El Escorial de los Austrias – El Palacio de Carlos V en Granada (El Escorial Extramuros)   Leave a comment

ESCORIAL EXTRAMUROS palacio-de-carlos-v

ESCORIAL EXTRAMUROS Palacio CarlosV

El Palacio de Carlos V de Granada, es una construcción renacentista situada en la colina de la Alhambra.  Proyectado como complemento de la residencia privada de la Alhambra para servir de escenario a las ceremonias y actos oficiales de la corte., el palacio se levantó, frente a la ciudad y el exterior, sirviéndose para ello de una arquitectura clasicista y renovadora, y de un elaborado programa iconográfico.

Pedro de Machuca, autor de sus trazas. El primer proyecto elaborado por Machuca, se da  cuenta del nuevo sentido espacial previsto para el conjunto nazarí, así como de las dimensiones y significación del programa, en el que se establecieron dos zonas claramente diferenciadas: una dedicada a residencia privada del monarca, centrada principalmente en las habitaciones de Daraxa y en el conjunto del Patio de los Leones de la Alhambra, y otra constituida por el nuevo palacio, dedicado a atender las necesidades funcionales y representativas de la corte. El proyecto se completaba con dos plazas porticadas frente a las fachadas occidental y meridional del palacio, que comunicaban con las dependencias de la tropa y las caballerizas.

La disposición del palacio es verdaderamente novedosa para las fechas en que se comenzó a construir. De planta cuadrada, el espacio central lo configura un patio circular donde se ha aplicado  el uso de los órdenes -dórico-toscano para el cuerpo bajo, jónico para el superior- en correspondencia con los alzados del muro , que comunica con las fachadas mediante cuatro zaguanes, uno de ellos de planta elíptica.
En los espacios formados en la intersección en planta del círculo y el cuadrado se sitúan las escaleras, a excepción del sector noreste que comunica con la capilla, de planta octogonal.

La galería del patio se cubre con una bóveda anular, que nos remite a soluciones similares de la antigüedad y la relaciona, junto con otros términos del conjunto, con determinados diseños de la arquitectura italiana contemporánea.

  No menos interesante resulta la organización de alzados pensada para articular sus fachadas. Los cuatro frentes del palacio se ordenan con dos pisos: en el bajo, almohadillado a la rústica, se emplean pilastras dórico-toscanas; en el alto, se utilizan pilastras de orden jónico. Entre las pilastras de ambos cuerpos se articulan dos series de vanos, rectangulares los bajos y circulares los altos, completando el conjunto una sobria y elegante decoración de guirnaldas, y emblemas imperiales que, en el cuerpo superior, se distribuyen en los pedestales, en el remate de las ventanas y en los frontones y, que alternativamente coronan los vanos.

Las soluciones tipológicas y estructurales ensayadas por Machuca en el Palacio de Carlos V y la elaboración de su complejo programa iconográfico constituyen la adopción, sin reservas, del clasicismo.

La ordenación de sus fachadas, la importancia concedida a sus ingresos principales, las referencias mitológicas alusivas a las virtudes del soberano y al poder imperial, nos permiten hablar de un lenguaje  clásico, e incluso de la superación del mismo a través de unas soluciones manieristas.


Desde el punto de vista formal la interacción círculo-cuadrado  su planta puede interpretarse como un rasgo típicamente manierista, desde un planteamiento simbólico esta solución responde a la idea clásica de la divinización imperial.

Créditos y Agradecimientos: ARTE ATRAVESADO

EL ESCORIAL, PAISAJE PROMETIDO – CONFERENCIA DE JUAN PABLO FUSI EN LA FUNDACIÓN JUAN MARCHA   Leave a comment

EL ESCORIAL,  PAISAJE PROMETIDO – CLICK SOBRE EL TÍTULO PARA ESCUCHAR LA CONFERENCIA

Archivo:JoseOrtegayGasset.jpg

Archivo:Manuel Azaña Diaz.jpg

Archivo:ElEscorial distant view2.jpg

Archivo:Honoré Daumier 017.jpg

Juan Pablo Fusi

Archivo:Fundación Juan March (Madrid) 01.jpg

Créditos y Agradecimientos: Juan Pablo Fusi, Fundación Juan March,

EL MONASTERIO DE SAN LORENZO EL REAL DE EL ESCORIAL/REAL MONASTERIO DEL ESCORIAL   Leave a comment

Vamos a realizar un repaso pormenorizado a todas aquellas construcciones emblemáticas de la geografía española. Como no podía ser de otro modo comenzamos con el Monasterio de San Lorenzo el Real de El Escorial, al cual se ha denominado como la octava maravilla del mundo.

1.- INTRODUCCIÓN

El monasterio de El Escorial es, por antonomasia, el monumento arquitectónico español de la Edad Moderna. Erigido como morada eterna de Carlos V y, posteriormente de la dinastía de los Habsburgo Españoles, ha sido considerado como el edificio más representativo del Siglo de Oro. El Escorial es "libresco" e internacional, inventivo y nacional, enraizado en un mundo local pero cuyo significado pudiera considerarse universal; que fuera una construcción doblemente clasicista , por una parte que hiciera referencia al mundo grecorromano y, por otra, que se considerara un "clásico" para las generaciones futuras. Por ello se convirtió en un monumento mítico, gracias a los grabados de Pedro Perret basados en las Estampas de Juan de Herrera, que consideraban el Monasterio como una moderna reconstrucción el antiguo Templo de Salomón.

También excepcional había de ser su influencia sobre el futuro desarrollo de la arquitectura española. El Escorial se convirtió en paradigma de calidad y modelo a imitar para los Arquitectos de la Ilustración y del propio s. XX. Edificios a la sombra del monasterio destacan, entre otros, Vorau, Weingarten, Mafra, Whitehall o el mismo Palacio de Versalles.

2.- HISTORIA

Decidido a fundar el Monasterio, Felipe II inició en 1558 la Búsqueda del lugar idóneo para su emplazamiento, que fijó a finales de 1562 en El Escorial. La obra según el proyecto o "traza universal" de Juan Bautista de Toledo. En 1571 la parte destinada a convento estaba ya casi concluida; en 1572 se comenzó la Casa del Rey y en 1574 la Basílica, consagrada en 1595, fecha en que puede considerarse finalizada la obra, aunque la última piedra se colocara en 1584 y la tarea decorativa se prolongase algunos años.

El Rey supervisó personalmente toda la construcción, de la que eran responsables el arquitecto, el prior y dos comisiones. El arquitecto era nombrado directamente por el Rey y sólo a él tenía que dar cuenta de su trabajo y no al prior, que por lo demás era la máxima autoridad de la obra.

El Escorial no puede considerarse obra de un solo arquitecto, sino fruto de una compleja colaboración en la que destacan dos proyectistas: Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera. Al primero, que había trabajado en el Vaticano como ayudante de Miguel Ángel, le corresponde la disposición de la planta general y la mayor parte de las trazas. Durante el periodo en el que el segundo dirigió las obras se edificó casi todo el conjunto, incluidas diversas partes que no habían sido diseñadas por Toledo. Teniendo en cuenta las numerosas consultas realizadas a otros arquitectos italianos y españoles para llegar a las síntesis finales, hay que considerar que la obra de El Escorial es una emanación particularísima del carácter de Felipe II. Tampoco hay que olvidar la importancia de los maestros de obra y aparejadores como Fray Antonio de Villacastín, Pedro de Tolosa, Diego de Alcántara o Juan de Minjares. Discípulo de Herrera y continuador de su tarea a partir de 1583, fue Francisco de Mora.

A partir de entonces El Escorial ha sido obra de continuas reformas y reconstrucciones; Felipe III inició la obra del Panteón. Felipe IV lo terminó y enriqueció la colección de pintura. Carlos II mandó reconstruir el monasterio a Bartolomé Zumbigo tras el incendio de 1671. A partir de 1767, Carlos III ordenó la urbanización del lugar construyendo las casa nuevas de la Lonja y las casitas del Príncipe y el Infante. A Carlos IV se debe la remodelación de la fachada norte y la decoración del Palacio de los Borbones.

En los siglos XIX y XX , con las leyes desamortizadoras, los bienes fundacionales del Monasterio pasaron a manos de la corona. El Monasterio se destinó a diferentes usos religiosos hasta su adscripción a los monjes agustinos en 1875.

3.- DESCRIPCIÓN Y PARTES DEL MONASTERIO

Contemplado desde fuera, el monasterio de El Escorial parece una enorme estructura horizontal, cerrada y hermética, salpicada por los acentos verticales de las torres que rodean la cúpula central. Construido en granito, su masa gris se caldea alcanzando tintes dorados en sus fachadas meridional y occidental. Los tejados, realizados a base de pizarra, resplandecen como si se tratara de muros de plata inclinados. El carácter sólido y cerrado se acentúa todavía más por la relativa pequeñez de sus vanos, que rítmicamente alineados puntean sus muros. Este estilo "desornamentado" es el elemento característico de El Escorial. Desde el exterior del monasterio se pueden observar la Lonja, los Corredores del Sol y los jardines.

La Fachada Principal

Resulta evidente su forma eclesiástica (con dos órdenes dórico y jónico superpuestos), con sus medias columnas lisas enfatizando el carácter religioso del conjunto.

El Convento

Ocupa la zona occidental del Monasterio. Esta organizada siguiendo un esquema cruciforme, con cuatro brazos que enmarcan cuatro pequeños claustros, llamados Patios Chicos. El centro de la cruz está constituido por un elevado zaguán, verdadera lucerna interior de sobria apariencia y torre enchapitelada al exterior. Daba paso a cuatro salas rectangulares: la cocina, el refectorio, la caja de necesarias y la ropería.

Claustro Principal

Ocupa la zona oriental del convento. Es una estructura de dos pisos con arcos sobre pilares y medias columnas dóricas y jónicas, en correcta superposición de los órdenes clásicos: su configuración parte de los patios romanos renacentistas, pero los supera por su amplitud y horizontalidad. En el centro se halla el célebre templete de los Evangelistas, última obra de Juan de Herrera para el monasterio: el exterior es de granito mientras que el interior está chapado de ricas piedras duras y se presenta como un tholos clásico. Está coronado por una cúpula también de granito. Posee estructura centralizada con planta pseudoctogonal.

El Palacio Privado

Se encuentran rodeando el ábside de la basílica. Se halla conectado visualmente tanto con los exteriores ajardinados como con el altar mayor de la iglesia. Sus habitaciones eran muy sencillas y de moderado tamaño. Su centro es el Patio de Mascarones con tres pandas sobre columnas y arcos en el piso inferior. El cuarto lado del patio queda ciego con dos fuentes en sus muros con surtidores con mascarones, de ahí el nombre.

El Palacio Público

Está situado en la zona oriental del sector norte, estuvo destinado a ser el palacio de la corte. Se organiza en torno a un gran patio similar al claustro principal aunque sustituye las medias columnas por pilastras

Colegio y Seminario

Situados en la zona norte, en un principio fueron ideados como área de servicios, función que sólo permanecería en uno de sus cuatro patios. El seminario y el colegio disponían de cocinas, refectorio, necesarias y dormitorios, añadiéndose las correspondientes aulas para las lecciones y un pasadero utilizado como lugar de recreo.

La Biblioteca

Se halla en la parte central delantera. Es un enorme salón abovedado.Adosadas a sus muros quedan las estanterías de madera bicroma compuestas de columnas dóricas con pedestales, entablamento con triglifos y metopas y bolas de remate.

Patio de los Reyes

Situada en el centro, precede a la basílica. Está compuesta de tenues pilastras asimétricas y al final consta de una escalinata que da paso al templo "sacralizando " de este modo el pavimento elevado de la basílica.

La Basílica

Antes de penetrar en el templo, se accede primero a la capilla pública del sotacoro, capilla funeraria y privada. Se trata de una estructura centralizada, célebre por su planísima bóveda vaída central, y cuya planta repite a menor escala la zona principal. La zona de la basílica propiamente dicha consta de un cuerpo centralizado, de planta cuadrada y ábsides planos, con cúpula central y cuatro bóvedas de cañón, mientras que los espacios de las esquinas se cubren con vaídas. La planta se inspiró en San. Pedro de Roma pero cuadrando sus ábsides curvos. Todas sus bóvedas (de ladrillo) surgen de los muros, horadados en lo alto por un pasadizo que recorre su perímetro interior, y de cuatro grandes pilares ochavados, decorados con parejas de pilastras dóricas. A este bloque central se le añade, longitudinalmente, el sotacoro centralizado y el coro alto a los pies y en la cabecera el sancta sanctorum ancho y poco profundo. La iglesia, de dramática iluminación gracias a su empleo de vanos termales y a la luz cenital de su cúpula. La cúpula es de granito careciendo de revestimiento al exterior. Por primera vez se materializa en España una verdadera cúpula de tambor, más a la manera renacentista que a la romana. La cubrición de la Basílica es de madera (mediante arcadas de ladrillo longitudinales a la bóveda) cubierta con planchas de plomo y teja de pizarra.

Los Museos

Están situados en el centro de la fachada norte y consta de cuatro partes: Sala de San Mauricio, el Museo de Arquitectura, la Galería de Batallas y el Museo de Pintura.

Los Panteones

Se divide en el de los Reyes(s. XVII, barroco, 1 sala) y el de los Infantes(s. XIX, ecléctico, 8 salas).

Panteón de los Reyes

Consta de una cámara circular cubierta con media naranja y cuya circunferencia se segmenta en ocho tramos. Originalmente era de granito pero Felipe III la ordenó revestir de mármoles y bronces.

Panteón de Infantes

Se construyó por iniciativa de Isabel II. El estilo del conjunto da lugar a formas nuevas de pesadez verdaderamente sepulcral. La fría riqueza del material, su colorido y el interés histórico forman su atractivo.

La Casita del Infante

También llamada de Arriba, construida por Juan de Villanueva entre 1771 y 1773. Destaca su noble arquitectura jónica se integra en un jardín aterrazado, a la italiana.

La Casita del Príncipe

También denominada de Abajo, construida al mismo tiempo de la anterior y ampliada entre 1781 y 1784. Además de la mayor envergadura del proyecto, esta casa aventaja a la del Infante en la mejor conservación de su decoración interior.

4.-LA FIGURA DEL APAREJADOR EN EL ESCORIAL

Si una persona destaca sobre las demás en la construcción de El Escorial (junto a Juan de Herrera), no es otro que Fray Antonio de Villacastín.

Clérigo especialmente dotado para la organización y dirección de obras, su capacidad de trabajo, devoción y entrega de la buena marcha,economía y calidad de las obras, le hacen acreedor de la confianza del Rey hasta tal punto de que no se realizaba nada en El Escorial sin que Villacastín no diera su consentimiento.

La función del aparejador consistía en ser el responsable de la ejecución de órdenes y diseños, lugarteniente e intermediario técnico entre Maestro Mayor y el resto de categorías y oficios que tomaban parte en la edificación.Como observamos, se produce un modo de división del trabajo que supera el viejo modo gremial existente.

Además de Villacastín, trabajaron en El Escorial Pedro de Tolosa y Lucas Escalante, si bien estos últimos eran maestros aparejadores,sólo se dedicaban al aspecto de la cantería.

5.-EQUIPOS DE OBRA UTILIZADOS EN EL ESCORIAL

Muchos de los equipos de obra utilizados en la actualidad, ya se usaron en el s. XVI en la construcción de El Escorial. Podemos citar elementos tales como el andamio, los tornos, ganchos de elevación, ergates o cabrestantes, escuadra, cabrias,etc.

Sin embargo, hay otros aparatos menos conocidos pero imprescindibles en su época: la saltarregla y el bailbel.

La saltarregla es una especie de compás, de madera o de hierro con uno de sus brazos curvados y con las caras interiores de us brazos planas, ya que su misión es la de transportar ángulos.Su uso es fundamental en al caso de las trompas y todo tipo de arcos, al cortearse la dovela por la testa, de manera que el ángulo sea el adecuado.

El baibel es una escuadra con uno de sus brazos curvos, cuyo cometido es el de obterner la curvatura interior de los arcos, la concavidad de todo tipo de bóvedas y espacios cupuliformes.

Tanto la saltarregla como el baibel, son instrumentos fabricados única y exclusivamente para la pieza o elemento que se está construyendo cojn lo cual son instrumentos creados ex profeso para cada caso concreto.

Para finalizar, nos referiremos a un equipo fundamental al que hubo que "adecuar" en la construcción del monasterio: es, efectivamente, la grúa.

La utilización de la grúa trajo, al principio, dificultades, debido a la excesiva elevación del muro, con lo cual para su construcción se requería subir la grua con una cabrilla sobre el muro cada vez que éste aumentaba en altura, lo que retrasaba las obras.

La solución la aportó un destajero, Juan de Betesolo, que propuso subir las grúas sobre unas estructuras de madera, denominadas "cámaras" para que pudieran operar desde el suelo.De esta manera, se pudieron agilizar los trabajos del Monasterio hasta su finalización en 1584.

CRONOLOGÍA

1557 Victoria de Sn.Quintín.

1558 Muerte de Carlos V en Yuste.

1559 Nombramiento de Juan Bautista de Toledo como arquitecto Real.

1561 Elección de la orden jerónima y del sitio del Escorial.

1563 Juan de Herrera y Juan de Valencia trabajan a las órdenes de Juan Bautista.

1564 Primeras piedras del monasterio e iglesia y decisión de ampliar el monasterio.

1567 Felipe II firma el acta de fundación.

1574 Traslado de los primeros cuerpos reales.

1576 Inicio definitivo de la obra de la basílica.

1579 Inicio del retablo mayor.

1583 Llegada de Luca Cambiasso.

1584 Se inicia la decoración de la Sala de las Batallas.

1585 Muerte de Cambiasso. Llegada de Zuccaro.

1586 Partida de Zuccaro. Llegada de Tibaldi. Consagración de la Basílica.

1590 Conclusión del retablo mayor.

1592 Se inicia el monumento funerario de Carlos V.

1597 Conclusión del monumento e inicio del de Felipe II.

1598 Muerte de Felipe II.

1600 Conclusión del monumento funerario de Felipe II.

1617 Inicio de la construcción del Panteón de Reyes, finalizado en 1664.

1671 Importante incendio que conllevó la construcción de nuevos tejados.

1684 Consagración de la Sagrada forma, de Coello, en la sacristía.

1771 Juan de Villanueva inicia su labor arquitectónica.

1808 Las tropas de Napoleón ocupan El Escorial.

1837 La orden jerónima es expulsada.

1854 Disolución de la orden jerónima.

1885 Convento y colegio son entregados a la orden de los agustinos.

Créditos: Universidad Politécnica de Valencia

16 de Enero de 1556 Carlos V se retira al Monasterio de Yuste   Leave a comment

El 16 de enero de 1556 Carlos V abdicaba en su hijo Felipe y se retiraba al convento de Yuste a pasar sus últimos años en soledad y recogimiento. Había llegado altivo y extranjero y quería marcharse con sencillez desde aquel regazo extremeño de España. Felipe tenía veintinueve años y ya contaba con un largo aprendizaje. Desde los dieciséis años ejercía de regente en las ausencias del Rey y a los veintiuno viajó con su padre a los Países Bajos para recibir instrucción práctica de gobierno y conocer a sus súbditos flamencos. Desde su primera experiencia como regente, el Rey nunca dejó de aconsejarle a través de una fluida correspondencia en la que le desnudaba los pormenores de la política interior, los intereses de la corte y se entrometía incluso en su vida íntima, velando por la castidad de su hijo, a quien recomendaba alejarse de las mujeres.

A la vuelta de Flandes, el príncipe ya tomaba las decisiones junto a su padre. Pronto llegaron las abdicaciones. En 1554 le concedió el reino de Nápoles y el ducado de Milán. Poco después, al casar con María Tudor, se convertía en rey consorte de Inglaterra. En Bruselas recibirá los estados de Borgoña y Países Bajos tras una ceremoniosa abdicación en la que el emperador aparece vestido de negro, iluminado sólo por el Toisón de Oro borgoñés. En enero del año siguiente será el turno de las coronas de Castilla y Aragón, esta vez en ceremonia privada.

En Yuste, a Carlos le seguía llegando correo y acudían a menudo mensajeros con noticias sobre la marcha de España y Europa. Y por supuesto el anciano devolvía correos y mensajes a su atribulado hijo, que no pudo gobernar con su sello hasta la muerte de don Carlos. En realidad, la sombra del emperador se extenderá durante todo el reinado de Felipe II, que nunca pudo, acaso no quiso, renunciar a sus consignas. Entre ellas, el combate a la herejía, islámica o protestante, que emprendió con tanto encono y por el que no le importó dejar un reino hipotecado. Ya serían otros Austrias quienes cargarían con ello, los menos dotados, los llamados menores. Porque Felipe contribuyó como su padre a engrandecer la gloria de España con un reinado sobre el que, con más razón, podía decirse que nunca se ocultaba el sol.

Créditos: Carlos García Luaces, Almanaque de la Historia de España

Marco de referencia (enlaces): carlos V, felipe II, maria tudor, reino de napoles, monasterio de yuste, flandes, borgoña, ducado de milan

Isabel II o la España Ingobernable de la Monarquía Constitucional de los siglos XIX y XX   Leave a comment

Caricatura de Isabel II

Isabel II empezó su reinado como una gran esperanza blanca y acabó huyendo como apestada. Cuando murió en París en 1904, su nieto, Alfonso XIII, mantuvo su agenda y evitó el roce con tan nefasto símbolo. El cadáver de la anciana se envió casi a hurtadillas al panteón de El Escorial. Los Borbones siguientes se alejaron de Isabel II como de un agente infeccioso. Quedó en la memoria colectiva con trazo grueso: La Chata, una casquivana. Incluso los hermanos Bécquer la satirizaron en pinturas pornográficas practicando sexo con confesor y ministros.

Todo eso es cierto, pero eso no es todo. El ensayo de Isabel Burdiel, catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia, Isabel II. Una biografía (1830-1904), publicado por Taurus, es el relato de una decepción. "Las biografías se escriben para abordar problemas históricos", expone, "a mí me interesaba la difícil relación entre monarquía y liberalismo, analizar el origen del desencuentro entre las fuerzas de la modernidad y la monarquía, que ha ido siempre por detrás". "Es un problema europeo, pero España tiene una especificidad: no hay un cambio de dinastía tras la revolución liberal y la misma dinastía se tiene que adaptar a un mundo posrevolucionario", añade.

Isabel II fue el primer monarca constitucional de España. Pero eso no garantiza un hueco digno en la historia, como el que ocupan con luces y sombras Carlos V, al que Hugh Thomas da otra vuelta en El imperio español de Carlos V (Planeta) o Felipe II, al que el catedrático Geoffrey Parker disecciona en La biografía definitiva (Planeta) con la humildad de avisar: "Nadie tendrá tiempo jamás de leer todos los documentos relevantes sobre el medio siglo que ejerció el poder". Hasta 2.000 papeles llegó a firmar en un día. Y en esos 50 años apenas seis meses discurrieron sin guerra.

Parker ha buceado en la Colección de Altamira, integrada por miles de billetes autógrafos del rey y sus ministros en los que se abordan asuntos trascendentales y menudencias como los "excusados" de El Escorial. A partir de este material, el biógrafo construye un retrato que difiere del trazado por otro hispanista, Henry Kamen. "Ciertamente, algunos acontecimientos, e incluso algunos dominios, escaparon ocasionalmente al control efectivo de Felipe, del mismo modo que escapan periódicamente al control efectivo de todo estadista en tiempos de guerra. Sin embargo, Felipe pasó la mayor parte de su vida tomando decisiones que le permitieran mantener o recuperar la iniciativa", sostiene Parker.

A Felipe II le educaron desde niño para ser rey. A la heredera de Fernando VII, absolutista feroz que firmaba constituciones pensando en el modo de derogarlas, nadie la educó para ser reina por más que la abrazaran como el icono de la modernización. Menos que nadie, su madre, la regente María Cristina, "muy inteligente, hábil, capaz", a la que interesaba Isabel como mero "peón" del poder y que dirigió sus afectos a la segunda familia que formó de tapadillo tras la muerte de Fernando VII con el guardia de corps Fernando Muñoz y Funes. "Isabel fue una niña emocionalmente abandonada y políticamente secuestrada. Tiene una educación precaria en contenidos y moral, se la acostumbró a hacer lo que le daba la gana, sin escrúpulos, y sin importar la traición", expone Burdiel, que dedicó una década a investigar.

Isabel II dejó de estudiar a los 13 años, cuando fue declarada mayor de edad. Si hasta entonces había fallado su formación, a partir de ahí se suceden las maquinaciones, contubernios, calumnias e intrigas desde los círculos familiares y políticos para controlarla. Su vida sexual alimenta comidillas y devora su reputación. Luego vendrá la purga ultracatólica. Hay un cerco machista evidente. "Otros reyes han tenido una vida privada similar y no han tenido los mismo efectos políticos. La reina es deleznable, pero lo que me interesa es ver cómo se fabrica un monstruo, que es producto de la educación, del contexto y de los políticos que luego le achacan las culpas de lo que han fabricado", reflexiona la autora.

Créditos: Tereixa Constenla, Isabel Burdiel, Isabel II

A %d blogueros les gusta esto: