Archivo para la categoría "Monasterio de San Lorenzo el Real"

JUAN DE HERRERA SEGUNDO ARQUITECTO DEL REAL SITIO DEL ESCORIAL   Leave a comment

Hecho muy poco frecuente en la Marina Mercante española, el buque rendía homenaje a Juan de Herrera, uno de los arquitectos más destacados de la etapa renacentista hispana. Otra compañía cementera española, Cemenland, hizo lo propio y uno de sus barcos se llamó Arquitecto Gaudí.

Juan de Herrera nació en Roiz (Cantabria) en 1530, falleció en enero de 1597 en Madrid. Miembro de una familia hidalga, nieto de Ruy Gutiérrez de Maliaño y Herrera, señor de la casa solariega de Maliaño, estudió Humanidades y Filosofía en la Universidad de Valladolid. En 1548, recién acabados sus estudios, se incorpora al séquito del futuro rey Felipe II y viaja por Italia, Flandes y Alemania, donde entra en contacto con las corrientes renacentistas. En Flandes será también en 1553 soldado de Carlos I y tres años después acompaña al emperador en su retiro del monasterio de Yuste.

En 1558, tras la muerte de Carlos I, pasa al servicio de Felipe II, cuyo mecenazgo será vital para su carrera de arquitecto. En 1562 concluye la copia de las figuras astronómicas del Libro del saber de astronomía, lo que compagina como enseñante del príncipe Carlos de Austria.

Jacopo da Trezzo. Medalla de Juan de Herrera (1578)

Herrera inicia su carrera arquitectónica en 1561 con las obras del Palacio Real de Aranjuez. A comienzos de 1563 empieza a trabajar con Juan Bautista de Toledo, autor del proyecto inicial del monasterio de El Escorial, y en 1572 asume la dirección de las obras, procediendo a una reorganización, que amplía y cambia la ornamentación interior de la iglesia y la traza de la fachada, en el que destaca la horizontalidad, la uniformidad compositiva y la sobra decoración.

En El Escorial construye también la fachada occidental, la basílica de planta centralizada y el templete del Patio de los Evangelistas. En todo este proceso cambia las técnicas constructivas, modifica las cubiertas y destaca su maestría en las bóvedas de la estructura. Las obras finalizan en 1584.

El monasterio de El Escorial, obra emblemática de Juan de Herrera

Al mismo tiempo interviene en otras obras menores, como la ampliación del Jardín del Rey del Palacio Real de Aranjuez (1577), el palacio de El Quexigal (1563, desaparecido), la fachada sur del alcázar de Toledo (1571-1585), Casa Consistorial de Toledo (1575), puente de Segovia (1582-1584, Madrid), reconstrucción en palacio del castillo de Villaviciosa de Odón (1583), Lonja de Sevilla (1583, actual Archivo de Indias) y Real Aposento de Torrelodones (1589, desaparecido).

En la frontera del plateresco, dominante hasta entonces, la sobriedad y severidad del estilo que desarrolló e implantó Juan de Herrera, conocido como herreriano, fue representativo del reinado de Felipe II y está definido por las rígidas proporciones matemáticas, chapiteles de pizarra y elementos decorativos geométricos (esferas y pirámides).

Fachada de la catedral de Valladolid

La expansión de su estilo arquitectónico es una consecuencia, asimismo, de su nombramiento en 1579 como inspector de Monumentos de la Corona. Entre las obras más destacadas de esta etapa hay que señalar la catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Valladolid, obra de una enorme complejidad, acabada en 1589. El estilo herreriano dejó una huella profunda en la arquitectura española del siglo XVII y tuvo entre sus seguidores más destacados a Francisco de Mora, Juan Gómez de Mora y Juan Gómez de Trasmonte.

En 1583 funda la Academia de Matemáticas y Delineación, de la que fue su primer director y es el antecedente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. En 1594 cae enfermo y se ve obligado a abandonar su trabajo. Fallece en 1597 y sus restos mortales descansan por voluntad propia en la iglesia de San Juan Bautista, en Maliaño (Cantabria).

Créditos y Agradecimientos: de la mar y los barcos

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID # ASFALTADO DE LA AVENIDA REYES CATÓLICOS (PROLONGACIÓN HISTORIOGRÁFICA DEL PASEO DE JUAN DE BORBÓN Y BATTENBERG) # REAL SITIO DEL ESCORIAL # MUNICIPIOS DE EL ESCORIAL Y DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL # ENTORNO DEL REAL MONASTERIO DE SAN LORENZO EL REAL DEL ESCORIAL   Leave a comment

image

ASFALTADO DE LA AVENIDA REYES CATÓLICOS

REAL SITIO DEL ESCORIAL # EL ESCORIAL Y SAN LORENZO DE EL ESCORIAL

clip_image004_thumb1_thumb

Andrés Magaña García # Juliana 3, BL5-504 # 28280 El Escorial # DNI (…)

clip_image006_thumb1_thumb

Andrés Magaña García # Juliana 3, BL5-504 # 28280 El Escorial

clip_image008_thumb1_thumb

EXPONE

1.- Inspirándose en “Las Estampas y el Sumario del Escorial” de Juan de Herrera,

Perret grabó (1587), Perspectiva General del Monasterio de San Lorenzo de El

Escorial (Museo del Prado).

2.- El grabado muestra, presuntamente, la Calle Olmedada, de cuatro filas de olmos,

que describieron: Juan Alonso de Almela (1594) y Fray José de Sigüenza (1605).

3.- Los adoquinados del Paseo de Juan de Borbón y Battenberg y de la Avenida de

los Reyes Católicos rememoran la historicidad del Real Sitio del Escorial #

Territorio Histórico circunvalado por una Pared Real de Piedra Berroqueña en

Seco # La Cerca de Felipe II.

clip_image010_thumb1_thumb

SOLICITA

1.- Que el Ayuntamiento de El Escorial desista de su Proyecto de Asfaltado de la

Avenida de los Reyes Católicos: La Avenida es prolongación del Paseo Juan de

Borbón y Battenberg.

2.– Que la Presidenta del Gobierno Regional de Madrid y los Alcaldes del Real

Sitio del Escorial (Municipios de El Escorial y San Lorenzo de El Escorial) garanticen la

SOSTENIBILIDAD DE LOS ADOQUINADOS DEL PASEO DE JUAN DE BORBÓN Y

BATTENBERG Y DE LA AVENIDA DE LOS REYES CATÓLICOS COMO VIARIO

VERTEBRADOR DEL ENTORNO DEL MONASTERIO DEL ESCORIAL: SITIO UNESCO

DE INTERÉS TURÍSTICO MUNDIAL.

En El Escorial a diecisiete de Julio de dos mil once

Firmado, Andrés Magaña García

Itma. Sra. Esperanza Aguirre Gil de Biedma

Presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid

Real Casa de Correos # Puerta del Sol, 7 # 28013 Madrid

“Presidenta de la Comunidad de Madrid” <presidenta@madrid.org>

Etiquetas (tags): escorial, monasterio, real-sitio, territorio-historico, comunidad-de-madrid

Etiquetas miscelaneas (hashtags): #escorial, #monasteriodelescorial, #patrimoniodelahumanidad, #worldheritage, #unesco, #patrimoniocultural, #patrimoniohispanico,

AYUNTAMIENTO DE EL ESCORIAL # ASFALTADO DE LA AVENIDA REYES CATÓLICOS (PROLONGACIÓN HISTORIOGRÁFICA DEL PASEO DE JUAN DE BORBÓN Y BATTENBERG) # REAL SITIO DEL ESCORIAL # MUNICIPIOS DE EL ESCORIAL Y DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL # ENTORNO DEL REAL MONASTERIO DE SAN LORENZO EL REAL DEL ESCORIAL   Leave a comment

image

ASFALTADO DE LA AVENIDA REYES CATÓLICOS

REAL SITIO DEL ESCORIAL # EL ESCORIAL Y SAN LORENZO DE EL ESCORIAL 

clip_image004_thumb[1]

Andrés Magaña García # Juliana 3, BL5-504 # 28280 El Escorial # DNI (…)

clip_image006_thumb[1]

Andrés Magaña García # Juliana 3, BL5-504 # 28280 El Escorial

clip_image008_thumb[1]

EXPONE

1.- Inspirándose en “Las Estampas y el Sumario del Escorial” de Juan de Herrera,

Perret grabó (1587), Perspectiva General del Monasterio de San Lorenzo de El

Escorial (Museo del Prado).

2.- El grabado muestra, presuntamente, la Calle Olmedada, de cuatro filas de olmos,

que describieron: Juan Alonso de Almela (1594) y Fray José de Sigüenza (1605).

3.- Los adoquinados del Paseo de Juan de Borbón y Battenberg y de la Avenida de

los Reyes Católicos rememoran la historicidad del Real Sitio del Escorial #

Territorio Histórico circunvalado por una Pared Real de Piedra Berroqueña en

Seco # La Cerca de Felipe II.

clip_image010_thumb[1]

SOLICITA

1.- Que el Ayuntamiento de El Escorial desista de su Proyecto de Asfaltado de la

Avenida de los Reyes Católicos: La Avenida es prolongación del Paseo Juan de

Borbón y Battenberg.

2.– Que la Presidenta del Gobierno Regional de Madrid y los Alcaldes del Real

Sitio del Escorial (Municipios de El Escorial y San Lorenzo de El Escorial) garanticen la

SOSTENIBILIDAD DE LOS ADOQUINADOS DEL PASEO DE JUAN DE BORBÓN Y

BATTENBERG Y DE LA AVENIDA DE LOS REYES CATÓLICOS COMO VIARIO

VERTEBRADOR DEL ENTORNO DEL MONASTERIO DEL ESCORIAL: SITIO UNESCO

DE INTERÉS TURÍSTICO MUNDIAL.

En El Escorial a diecisiete de Julio de dos mil once

Firmado, Andrés Magaña García

 

Itmo. Sr. Antonio Vicente Rubio

Alcalde de El Escorial

Plaza de España, 1 # 28280 El Escorial

“Junta de Gobierno del Ayto. del Escorial” <equipogobierno@aytoescorial.org>

 

 

Etiquetas (tags): escorial, monasterio, real-sitio, territorio-historico, comunidad-de-madrid

Etiquetas miscelaneas (hashtags): #escorial, #monasteriodelescorial, #patrimoniodelahumanidad, #worldheritage, #unesco, #patrimoniocultural, #patrimoniohispanico,

BASÍLICA DE SAN LORENZO (BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DEL PATROCINIO – REAL MONASTERIO DEL ESCORIAL   Leave a comment

escorial

Escorial.-Planta-con-partes1-1

Obra arquitectónica de Juan Bautista de Toledo y culminada por Juan de Herrera.Es un edificio del siglo XVI y pertenece l renacentismo español.

Este edificio encierra entre sus muros la función de palacio residencial, basílica y monasterio real.

En la obra se diferencian varias partes:

La fachada principal: Se caracteriza por su clasicismo.

Se diferencian dos plantas, en al planta baja hay una puerta adintelada con entablamento individual,y  cuatro columnas de orden gigante a cada lado e la puerta de orden dórico.

En los intercolumnios vemos tres pisos de ventanas, nichos y hornacinas ciegas. Separando el primer piso del segundo, tenemos una línea de entablamento de grandes dimensiones.

En el segundo piso observamos un muro con columnas de orden gigante y orden jónico sobre plinto. En el centro del cuerpo se observa una estatua en una hornacina y un motivo heráldico. El cuerpo cuadrado tiene  un frontón triangular con decoración típica de Herrera en sus vértices.

El patio de los reyes: Nos encontramos ante un patio tras traspasar las puertas del Palacio.

Se caracteriza por una fachada con columnas de orden gigante y dórico, compuesto por  tres entradas con arcos de medio punto y con vanos adintelados tambien tiene un gran entablamento más sencillo que el de la fachada.

El cuerpo superior destaca por sus seis esculturas que van en la línea vertical de las columnas del cuerpo inferior.

Las esculturas tienen un carácter idealizador, son realista en los pliegues y se comunican entre sí con cierto dinamismo, pero sus rostros son inexpresivos.

Las dos esculturas centrales son las de David y Salomón, las dos esculturas que rematan el vértice de la izquierda son Josafat y Ezequías y los del vértice derecho son Josías y Manasés. Los seis son los Reyes de Judá.

Coronando la composición tenemos un frontón triangular,  el centro esta formado  por un arco de medio punto creado por un vano acristalado.

La basílica del Escorial: Se recupera la planta de cruz latina con tres naves una central más amplia y de mayor altura que las dos laterales.

Tiene una estructura majestuosa, imponente y que pretende recalcar la fortaleza de la monarquía absolutista.

Sus detalles más destacables son su sillería  regular en toda la composición,y sus pilastras adosadas.

Vemos el arco de medio punto con bóveda de cañón decorada con pinturas, y también observamos de nuevo los arcos fajones.

Destacamos también una línea de entablamento monumental que recorre todo el muro.

Observamos una cúpula de grandes dimensiones sobre pechinas, que parte de una base cuadrada para llegar a otra circular; la cúpula tiene una doble linterna con vanos.

Créditos y Agradecimientos: ARTE ATRAVESADO

ORGANIGRAMA LABORAL DE LA FÁBRICA DEL MONASTERIO DEL ESCORIAL   Leave a comment

La organización laboral seguida en la construcción del Monasterio de El Escorial (1562-1584) presenta en los organigramas que aquí se han elaborado (a partir de las sucesivas Instrucciones de 1563, 1569 y 1572) un claro panorama tradicional (jerárquico) propio de la práctica totalidad de las edificaciones españolas y europeas de los siglos XVI y XVII. Una estructura piramidal en cuya cúspide se sitúan el Monarca (Felipe II) y la figura del Prior del Convento Jerónimo. Un cuerpo intermedio (Congregación), que aglutina en sus diversos departamentos – Contaduría, Veeduría, Pagaduría, etc. – la organización administrativa de la construcción (administración de la justicia, abastecimiento y vivienda de los trabajadores, contratación de efectivos humanos y materiales, etc.); y una base, dirigida al ámbito constructivo, también jerarquizada e integrada por un Maestro Mayor, aparejadores, sobrestantes o capataces, maestros, oficiales y peones. Base que hace posible la culminación del edificio en escaso tiempo si tenemos en cuenta su enorme magnitud.

Sin embargo, esta organización conservadora seguía, por lo que respecta al contexto laboral y constructivo, el esquema de las Obras Reales instaurado ya en la primera mitad del siglo XVI (Alcázar de Toledo, de Sevilla y de Madrid), con la presencia de un maestro mayor que, frente al tradicional "sistema de maestría", ya no contrataba parte alguna de la obra, sino que se obligaba sólo a trazar, dejando a destajeros contratistas la realización efectiva de la obra y el gobierno de los trabajadores a su cargo.

Aquí empezaba a consagrarse la figura del ARQUITECTO que, a diferencia del tradicional MAESTRO DE OBRAS, se empieza a separar del ámbito material y artesanal de la construcción para consolidarse en su labor de tracista, como profesional liberal.

Precisamente, la controvertida posición de Juan Bautista de Toledo como arquitecto y maestro de obras del Monasterio de El Escorial (1563.1567), parece consolidar este salto cualitativo alcanzado por el arquitecto.

En este trabajo tratamos de probar cómo la propia forma de trazar de Juan Bautista de Toledo en El Escorial – enfrentada a la del Rey y su Consejo de Arquitectura y a a la del Prior – sirvió, entre otros motivos, para que dos años después de la muerte de Toledo, en 1569, la figura del maestro mayor desapareciera definitivamente del organigrama de las obras de El Escorial.

Por otra parte, en la siguiente Instrucción, la de 1572, cuando Juan de Herrera se hace cargo de las obras monasteriales, no se halla ninguna mención a la figura del maestro mayor, por lo que Herrera deviene en arquitecto real de todas las obras del Reino; por tanto, separado ya totalmente de cualquier actividad material a pie de obra.

Créditos: José Luis Cano de Gardoqui García Departamento de Historia del Arte Universidad de Valladolid

EL ESCORIAL Y DONDE COMIENZA EUROPA: MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE MONFERO   Leave a comment

No cabe duda ninguna de que el matemático Juan de Herrera, extraordinario geómetra y genial arquitecto a quien Felipe II encomendó la construcción de El Escorial, también dejó su huella en el monasterio de Monfero, al que cita en su testamento («Mando que García de Velasco, aparejador de la obra de Monfero…»). El claustro reglar, por ejemplo, lo diseñó personalmente. Peor suerte tuvo el último de los claustros, el tercero, del monasterio. La obra, de clara inspiración neoclásica, estaba en marcha cuando la invasión francesa, pero la guerra napoleónica conllevó su interrupción, y aquel casi postrero empeño de los frailes jamás llegó a buen puerto. Hoy, cuando la comunidad monástica ya solo es recuerdo, al igual que los caballeros que, de acuerdo con los abades de su tiempo, decidieron que aquel fuese el lugar de su enterramiento, Santa María de Monfero es, sobre todo, silencio. Pero un silencio en el que no cuesta imaginar, eso es cierto, los cantos gregorianos, los manuscritos bellamente iluminados de la sin duda magnífica biblioteca, el olor a pan recién hecho, el toque de las campanas viajando por el cielo, la música de los órganos en la nave de la iglesia y el relincho bravo de los caballos de los viajeros.

Marco de referencia (enlaces): ramon loureiro, santa maria de monfero, juan de herrera, juan bautista de toledo, monasterio del escorial, el escorial, felipe II,

Créditos: Ramón Loureiro

Parte 1 de 8 – Juan Bautista de Toledo, Architect and Master Builder at the Monastery of Escorial (1563-1567)   Leave a comment

Juan Bautista de Toledo, Architect and Master Builder at the Monastery of Escorial

(1563-1567)

Lecturer: José Luis Cano de Gardoqui García

Regardless of the scale of the buildings, XVI and XVII century Spanish architecture shows a clearly traditional approach to the rules and regulations governing work as well as the functions and tasks assigned to the workforce.

As if it were some kind of unbreakable law, the organisation of building work undertaken at a site adhered to a strict hierarchical structure comprising a master builder, aparejador (architect), master masons, masons, carpenters, together with workers skilled in various trades and general labourers.

This general trend also seemed to apply to the Royal Works commissioned by the Royal Court authorities of the period. Although in the Court we may perceive certain innovative aspects in the modern architectural sense, such a paradigmatic example as the case of the Monastery of El Escorial (1562-1586), characterised by a fresh approach compared to contemporary building work (Cano de Gardoqui 2004, pp. 935-937) – regular transport of materials and supply of food for the workforce, tax benefits, legal protection, medical care for the building workers, regular payment of salaries and daily wages, which were higher than those paid elsewhere, etc. – inevitably leads us back to the traditional schematic arrangement in Spanish building of the time. This was dominated by a rigid organisational structure in which masters, officials and labourers performed purely routine functions, in accordance with the strict guidelines laid down by the Master Builder, Prior and Congregation, aparejadores and site managers, ensuring a fixed work schedule was adhered to and guaranteeing that deadlines were met, and that dismissals and wage penalties and so on were applied.

There were, however, many reasons that warranted such an organisational structure since: No project on the scale of El Escorial could afford to forgo the need to organise its craftsmen, and Philip II wisely maintained the basic organisational structure. Indeed, the traditional organisation of a large scale building project was to remain unaltered in Europe throughout the XVII century. (Wilkinson 1984, p.132)

Indeed the sheer architectural scale and complexity of the Monastery – the result of the ideological and multi-functional plan forged by Philip II – reflected the large sums of money involved in the undertaking, far higher than anything invested in other contemporary royal works of the period such as the Alcázar de Madrid, Palacio de Aranjuez, Palacio del Pardo, and so on. (Cano de Gardoqui, 2002, pp. 123-174).

Only the continued presence of a considerable number of workers and public officials – between two and three thousand at the height of the work (1573-1586) – and the existence of a hierarchical organisational structure, could ensure that such a vast amount of architectural and decorative work was completed in such a short period of time, between 1563 and 1584, when the first and last stones were laid, and 1586, when the Basilica was consecrated.

Generally speaking, the administrative organisation of the work at El Escorial in terms of authority and responsibility was headed by the Monarch and the Prior of the Hieronymite Monastery, clearly reflecting the close relationship between royal and ecclesiastical power, which was so prevalent at the time. An intermediate group – Congregation – comprising various departments (Contaduría, (Accountancy), Veeduría (Overseeing), and so on, constituted the administrative apparatus of the Work charged with carrying out the instructions of King and Prior relating to any administrative, building or social matters. Finally, those involved in the actual building work, the organisation of which was highly structured, comprised aparejadores (architects), tenedor de materiales, (building materials manager) mayorales de la Carretería (transport manager), sobrestantes or capataces, (foremen) and temporary labour (masters and labourers), who formed the base of the organisational pyramid of the work, controlled by the figure of the Obrero Mayor (Master Worker). In addition, and answerable only to the Monarch was the Maestro Mayor (Master Builder), a post which was to disappear after 1567.

Despite this rigid arrangement, a series of events were to bring about a change in practice both at the Alcázar de Madrid and other royal works, leading to a flexible and adaptable organisational structure, reflected in the enactment of successive General Legislation in 1563, 1569 and 1572, and Private Legislation (Zarco 1916-1917). These events included the development of the building work itself, the death of Juan Bautista de Toledo, the Maestro Mayor, in 1567, the gradual technical improvement in organisational structure enabling financial and labour problems to be settled, the meteoric rise of the architect Juan de Herrera under the auspices of Philip II as supreme authority over this and other royal works, together with the usual administrative appointment of a Maestro for a particular work, and so on.

These and other factors hindered any single organisation of the intricate administrative structure of El Escorial. By contrast, the idea of condensing the organisational pyramid of the work at three specific moments corresponding to the drafting of the General Legislations, as we propose here, seems to reflect more closely the development of a process which lasted for over thirty years and which witnessed significant changes in the way various positions in the administrative structure and actual building work itself were established, merged or eliminated (figs. 1, 2 and 3).

The importance of this kind of organisational chart does not hinge on absolute values but aims to guide and serve as a valuable tool to propose detailed analysis into architectural aspects in general, as well as the particular case in hand, in the broader context of Royal Works in Spain in the XVI and XVII centuries.

A comparison of these three structures highlights a clear turning point in the history of Spanish architecture; the disappearance of the figure of the Maestro Mayor in the management of a particular building in the area of royal building work under the auspices of Philip II, to give way to the emergence of the figure of the Architect – Royal Architect – reflected in the idea established by Vitrubio and Alberti as a profession distinct from the material and craftsmanship notion of building, and concerned more with a scientific – liberal and humanistic approach – in line with the new perception of Architecture, favouring the project together with a well-defined and rational geometric approach to building design.

Organisational charts 2 and 3, showing the General Regulations of 1569 and 1572 respectively, in contrast to chart 1 (Regulation of 1563), reflect the absence of the figure of the Maestro Mayor and demonstrate the emerging importance of the Aparejador (architect) – masonry, construction work and carpentry – and the increasing involvement in administration and construction of the Prior and Congregation, whose importance was established after 1572.

The first chapter of the General Regulation of that year established the figure of the Prior as the highest authority over the work at the Monastery of El Escorial. It was the Prior who delegated responsibilities in the building and administrative organisation: appointment of positions of responsibility – architects -; executive posts, and so on. The power of the Congregation was also strengthened, its various functions now clearly defined (Accounting, Overseeing). It is also significant to note that at around this period – the time of the Priorate of Fray Hernando de Ciudad Real (1571-1575) –religious rather than civil considerations prevailed in the organisational structure of the work (AGS CySR. 258, f.96, 108), despite the protests of Juan de Herrera, reflected in his annotations to the Regulations of 1572 (Cervera 1986, p.47).

The death of Juan Bautista de Toledo – Maestro Mayor of the work at El Escorial, the Alcázar de Madrid and Palacio del Pardo – on 19 May 1567, was to have an effect on organisational structure, as it led to the disappearance of this position at these works. It was a position which hitherto had been common in these as well as other areas of traditional Spanish architecture, although one which had been more closely linked to administrative and building affairs rather than the actual theoretical skills –as a designer – of the person himself.

It is significant that in no chapter of the Regulations issued in 1572 concerning El Escorial is there any mention of the Maestro Mayor. After the death of Toledo, this position remained vacant in the work at the Alcázar de Madrid (Barbeito 1992, p. 232-234). Neither Gaspar de Vega, responsible after 1567 for the work on the Alcázar de Madrid in matters related to the actual design, nor Alonso Pimentel in 1573, skilled in design, architecture and sculpture, nor Juan de Valencia architect and pupil of Toledo, charged after 1577 with the administrative duties traditionally performed at the Alcázar by the Maestro Mayor, were ever to be appointed to the post of Maestro Mayor.

Créditos: José Luis Cano de Gardoqui García, James W. P. Campbell, Departamento de Arquitectura Universidad de Cambridge

Referencia: Conference paper, Juan Bautista de Toledo, Architect and Master Builder at the Monastery of Escorial (1563-1567). José Luis Cano de Gardoqui García. Second International Congress on Construction History, Queens’ College, Cambridge University; 29/03-02/04/2006. Ponencia publicada en, Dunkeld, Malcolm. Proceedings of the Second International Congress on Construction History [Volume 1] (pp. 543-559.)

A %d blogueros les gusta esto: